Compartir

lunes, 4 de febrero de 2013

Contacto

Cuando usted llama para hacer el seguimiento con un cliente o cuando envía un email para chequear el estado de una oportunidad, usted puede sentir algo de inquietud. Usted no quiere transformarse en un pesado o arruinar la venta.

Todos sabemos lo fastidioso que es ser bombardeado por alguien que quiere conseguir nuestro negocio, por lo tanto puede parecer más seguro y más fácil dejar de lado esa llamada de seguimiento. Antes de tomar esa decisión, tenga en mente que algunos estudios muestran que se necesita un promedio de doce contactos para cerrar una venta, incluyendo emails, correo de voz, entrevistas cara a cara y conversaciones telefónicas.


Algunos vendedores hacen tres o cuatro contactos y luego se mueven hacia otras oportunidades. En algunos casos, ese número de contactos puede ser perfecto. Pero puede no ser suficiente para permanecer en el radar de un cliente.


Hay una línea muy fina entre ser persistente y ser un pesado. Naturalmente, usted nunca quiere cruzar esa línea. Pero, al pensar en sus clientes actuales y potenciales, pregúntese si usted le presta suficiente atención a cada uno de ellos. Si no lo está haciendo, esto puede causarle la pérdida de una oportunidad.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada